Acerca de

Alfredo Orellana Moyao

 

imagen pegada 720x540-crop-u1049¿Porqué este sitio?

Recuerdo los anhelos de la infancia allá en los años setenta y ochenta.

Queríamos ser policías, bomberos o médicos; todas esas actividades con uniformes, autoridad y reconocimiento que reflejaban y simbolizaban la aspiración de trabajar por la comunidad integrada por nuestras familias.

Después quisimos ser empresarios, dueños de bares, restaurantes, hoteles, cadenas o marcas. Nos atraía ganar dinero con talento, esfuerzo y astucia comercial. El dinero también movía nuestras expectativas.

Algunos incluso tuvieron el arte en la mente y el corazón: música, poesía, pintura, actuación, literatura. La fama era atractiva.

No recuerdo a ninguno soñando con ser delincuente, asesino, terrorista o narcotraficante. El reconocimiento, el poder, el dinero o la fama no podían emanar del delito. Creíamos y queríamos el orden que orientaba nuestros esfuerzos hacia metas concretas.

Ese orden me sedujo siempre. Mi vocación estuvo desde siempre en las leyes y la forma en que se crean, se leen, se aplican y se litigan como práctica social de justicia, de igualdad y de moral pública.

Para construir autoridad legítima, para acceder al poder y para ejercerlo, para lograr reconocimiento social, para servir a la comunidad, para hacer, poseer y gastar dinero, para obtener fama pública, para hacer, difundir y hasta comerciar arte…para todo hay y deben haber reglas de justicia, de paz, de civilidad y convivencia.

A eso me quise dedicar y a eso me dedico.

Porque el derecho es la única vía posible para cohabitar pacíficamente en el gran condominio de la República Mexicana y en el mundo global.

Creo en la comunicación como herramienta insustituible de la honestidad y la verdad; de ellas nacen y se fortalecen todas las convicciones.

Por eso, este espacio en Internet.

México, 2010

el viejo blog: AQUI