Sin categoría

El día de muertos; conmemoración de vidas.

Día de todas las almas.

Día de Muertos.

Cuando las ciudades dejaron de tener panteones, la humanidad se pensó inmortal y perdió su finitud.

Suelo visitar la tumba de mi madre, a la que llamo eufemísticamente “su jardín”. Veo la transformación del amor en recuerdo y del recuerdo en moralidad. Imagino la transformación de un cuerpo en nueva vida en las flores, caracoles y plantas del entorno.

Deseo ser un gran recuerdo para mis hijos, cuando llegue el día…

Los panteones, las criptas y cualquier simbología de la muerte logra hacernos pensar en el único día que seguramente llegará para todos.

Saber que la vida es finita; que hay un final de todo y que podemos dejar una estela en las mentes de otros, es una de las más poderosas motivaciones de la bondad y los valores.

La muerte nos acompaña desde que nacemos y quizás sólo ella queda después de nosotros. La calaca, la catrina, el hueso que subsiste aún hecha caricatura, azúcar, dibujo.

México es un país con legado en sus milenarias muertes generacionales. México es una patria nutrida también por la memoria de ancestros recientes y lejanos. En México, la sepultura no es (no era) una vía de olvido o desecho, sino la forma de perpetuar presencia de quienes se van.

Un día; al menos un día al año, se marcó en el calendario por encima de religiones y creencias, para convocarnos al festejo del recuerdo; un día para los muertos y su memoria: sus fotos, sus comidas, sus vicios.

Un día para pensar en ellos, junto a nosotros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s